Alimentos tóxicos para las mascotas

31, enero | Información | Sin comentarios
Alimentos toxicos para las mascotas

Las mascotas son uno más en la familia por lo que es normal que queramos compartir nuestra comida con ellos. Sin embargo, no todo vale.

Los gatos y los perros son curiosos por naturaleza, sobre todo cuando hablamos de comida. No solo se comen la suya sino que también les gusta merodear a nuestro lado cuando la estamos preparando o comiendo para mirarnos con cara de pena y conseguir así, algún bocado extra. No obstante, algunos de los alimentos que comemos nosotros no son saludables para ellos y pueden ser tóxicos. Por lo tanto, es importante conocerlos y explicarles a los propietarios que deben  abstenerse de ofrecérselos parra evitar problemas de salud. Como contrapartida les podemos indicar qué snaks o golosinas pueden comer las mascotas sin que supongan ningún peligro.

A continuación vamos a citar algunos de los alimentos que hay que mantener alejados de perros y gatos. 

Alcohol

Al igual que sucede en el organismo de las personas, el alcohol se absorbe  con rapidez en el torrente sanguíneo - cae el nivel de azúcar, la presión sanguínea y la temperatura corporal - por lo que los efectos en los animales se pueden ver pronto: vómitos, diarrea, dificultad repsiratoria, temblores, etc.

Chocolate y café

El chocolate, el café y cualquier alimento o bebida que los contenga en su composición  tienen sustancias que pueden resultar tóxicas: las metilxantinas, concretamente la cafeína y la teobromina. Al consumirlas pueden provocar vómitos, diarrea, jadeos, mucha sed, hiperactividad, ritmos cardiacos anormales, temblores e incluso la muerte.

Por lo que respecta al chocolate cuanto más oscuro, más riesgo de toxicidad  existe ya que  es el que contiene mayor cantidad de metilxantinas; el blanco es el que menos tiene. Los más afectados en este caso son los perros ya que a los gatos, aunque también les afecta la teobromina, no les suele gustar el sabor del chocolate.

¿Cuál es la dosis perjudicial? El daño depende principalmente del tipo de chocolate, de modo que unos 200g de chocolate blanco pueden afectar a un perro de 22 kilos mientras que bastan solo 28 g de chocolate amargo para causarle el mismo daño.

Así pues, nada de postres de chocolate o bombonses para las mascotas; tampoco hay que dejarles lamer la taza del café.

Uvas y pasas

No todas las frutas son saludables. En este caso tanto las uvas como las pasas pueden provocar fallo renal, principalmente en los perros. No se sabe qué lo provoca ni tampoco la cantidad de fruta necesaria para causar la intoxicación por lo que en principio todos los casos de ingestión son graves. Otros síntomas que también provoca el consumo de uvas y pasas son: letargo, debilidad muscular, diarrea y dolor abdominal. 

Leche y productos lácteos

La leche y los productos lácteos pueden causar una intolerancia digestiva que se manifiesta con vómitos, diarreas y otros problemas digestivos. La leche es el único alimento que reciben cuando son crías pero a medida que crecen, los niveles de la enzima encargada de digerirla, la lactasa, pueden estar reducidos lo que provocaría la intolerancia.

Algunos animales adultos la pueden tomar sin problemas. Para averiguarlo primero hay que ofrecer una pequeña cantidad y observar cómo reacciona su organismo; si no pasa nada se puede aumentar la dosis. No obstante hay que recordar que un gato o un perro que tome una dieta completa no necesita leche.

Cebollas y ajos

Todos los integrantes de la familia de las cebollas pueden provocar problemas si se toman en cantidad suficiente. El ajo se considera cinco veces más potente que la cebolla y puede causar daño oxidativo a las células sanguíneas, así como problemas de estómago tales como naúseas, dolor abdominal , vómitos o diarrea. Entre los signos de anemia podemos hablar de mucosas pálidas , debilidad, intolerancia al ejercicio o incremento de la frecuencia cardiaca. Es posible que todos estos efectos no se manifiesten al momento sino después de algunos días.

La intoxicación se produce no solo con los ajos y cebollas, sino también con los productos preparados como salsas, cremas, polvo o incluso cocidos.

El ajo se considera cinco veces más potente que la cebolla y puede causar daño oxidativo a las células sanguíneas así como problemas de estómago.

Comida cruda, huevos y huesos

A las personas se nos recomienda que no comamos ni carne ni huevos crudos ya que pueden contener una bacteria que se llama Salmonella que puede ser perjudicial para nuestro organismo. Lo mismo les sucede a las mascotas.

Los huevos crudos, además, presentan una enzima que reduce la absorción de la vitamina B. La ausencia de esta vitamina provoca problemas de piel.

Respecto a los huesos, ofrecérselos a las mascotas puede ser muy peligroso ya que se pueden atragantar con ellos o sufrir desgarros en el aparato digestivo si se astillas, o incluso torsión gástrica si los ingieren en gran cantidad.

Los snacks nunca deben constituir la base de la dieta del animal ya que carecen de la proporción de nutrientes básicos que necesita la mascota para mantenerse sana

Primeros auxilios

Si el propietario cree que la mascota ha ingerido algún alimento tóxico lo primero que hay que hacer es determinar aproximadamente la cantidad que ha comido y avisar de inmediato al veterinario  ya que si bien muchas veces pequeñas cantidades no son peligrosas, si han comido mucho se deberá inducir el vómito en casa o bien llevarlo sin demora a urgencias.

Por lo general, el tratamiento implica cuidados de apoyo hasta que los síntomas remitan. Esto puede incluir: hospitalización, administración de fluidos intravenosos, monitorización del funcionamiento de los órganos, etc.

Xilitol

El xilitol es un sustitutivo habitual de azúcar que se utiliza en numerosos productos como pasta de dientes, chicles sin azúcar y golosinas. Está recomendado para las personas diabéticas y las que deben seguir una dieta baja en carbohidratos, pero para las mascotas resulta altamente tóxico: puede producir hipoglucemia acompañada de vómitos, debilidad y síncipes y en los casos más graves puede causar incluso fallo hepático al cabo de unos días.

Frutos secos

Los frutos secos suelen estar presentes en numerosas galletas y golosinas y algunos son dañinos para las mascotas. Las almendras y los pistachos pueden producir problemas de estómago o una obstrucción en el tracto intestinal. Las nueces de Macadamia contienen un principio tóxico desconocido que puede provocar signos neurológicos. Además son muy ricas en grasas que resultan difíciles  de digerir para las mascotas. Otros de los signos que producen los frutos secos son letargo y vómitos.

Cuidado con los premios

Los premios y snacks son una buena alternativa a la comida humana siempre que se sigan algunas reglas.

Los perros y los gatos con ciertas patologías es mejor que se abstengan de estos productos. Por ejemplo, los animales con problemas de páncreas deberían evitar las golosinas que contengan muchas grasas. Igualmente, los perros diabéticos deberían llevar una alimentación controlada para evitar desequilibrios.

Los snacks nunca deben constituir la basa de la dieta del animal ya que carecen de la proporción correcta de nutrientes básicos que necesita la mascota para mantenerse sana.

A la hora de comprar un snacks conviene escoger el que tenga un bajo contenido calórico y para los que prefieran una alternativa sana a los productos comerciales pueden escoger diferentes frutas.

Vegetales saludables

Algunos vegetales pueden utilizarse para sustituir a los snacks ricos en grsas.

Manzanas: son una excelente fuente de vitaminas y de fibra y su contenido en grasas y proteína es bajp. Se deben eliminar las semillas y el corazón, y cuando aprieta el calor se pueden congelar.

Plátanos: dado su elevado contenido en azúcar se recomienda ofrecerlos con moderación. Por lo demás son una excelente fuente de potasio, vitaminas y fibra.

Sandía: el 92% de la sandía es agua por lo que si se eliminan la corteza y las semillas, es ideal para mantener hidratada a la mascota en verano.

Zanahorias: son un excelente snacks con un elevado contenido en fibra y betacarotenos, que producen vitamina A.

Patatas: las patatas cocidas son saludables para los perros (crudas les pueden causar problemas de estómago)

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha